Para reflexionar con… Laplanche

Interpretar es aferrarse sin cesar a los flecos del discurso aceptando no ver más allá del paso siguiente, animado por la única certeza de que los rastros del cazador-caza acabarán por dibujar, con las delimitaciones de sus innumerables entrelazamientos, los nudos significantes que jalonan una determinada secuencia inconsciente.
J. Laplanche
Volver a Freud, romper con Freud

Para reflexionar con… Leclaire

Si la verdad habla, es la voz del inconsciente y no hay boca mas segura para decirla, en el corazón de lo que la hace hablar, que el goce de los amantes(…)

En ningún otro lugar, salvo en del amor, se encuentra la cifra del número de oro que ordena la verdad del inconsciente marcando con su sello cada una de las representaciones que lo constituyen.

Su nombre es falo, ni el poder del niño ni la belleza de la mujer ni el desafío presuntuoso del pene erecto del hombre bastan para representarlo.
Beatriz o sobre el amor
Serge Leclaire. Matan a un niño

Para reflexionar con…Daniel Sibony

¿Y si el inconsciente fuera el no-lugar donde los mundos hallan lugar, donde los mundos tienen lugar? ¿Y si fuera la a-lengua donde las lenguas abrevan y toman sus impulsos, gritan sus silencios, que vienen a aplastarse en la baba y la espuma?

Es evidente que, sea cual sea la estructura de ese inconsciente, este resurge como distancia de esa estructura. Sean cuales sean la lengua o las lógicas que serían las del inconsciente, el inconsciente es la distancia de esas lógicas y huye entre las lenguas que habitan esa lengua.

Esto no contradice el hecho de que se puedan recortar estructuras en él. El inconsciente se extrae de sus hojeadas infinitas y transinfinitas.
El otro incastrable. Daniel Sibony