Raquel del Amo. Psicoanálisis y Salud Mental

Jornadas abiertas “Psicoanálisis y Universidad” 27-4-2017

Me cuesta trabajo pensar cómo sería mi abordaje de las psicosis sin ayuda del psicoanálisis. Hoy, en la universidad el abordaje de las llamadas enfermedades mentales, sigue siendo el mismo que cuando yo estudiaba allá por los años 90. Un enfoque marcado por la descripción de síntomas que vienen recogidos en los criterios diagnósticos de los DSM, ahora el V, que no hacen más que una descripción de síntomas y signos y que dejan fuera al sujeto y sobre todo al sufrimiento.

Todavía hoy, hay que escuchar mensajes que plantean un curso procesual de la esquizofrenia, y cómo todavía se piensa que cuantos más brotes tenga un paciente con psicosis mayor será su fase residual, nada más desconectado de la realidad circundante que esta imagen atrasada, negativa y estigmatizante de la psicosis.

            Cuando nos ponemos a reflexionar sobre la Psicosis, en principio habría que pensar qué entendemos por psicosis, porque si preguntáramos cada uno tendríamos una definición, desde el déficit hasta la genialidad. Una explicación genética, biológica, traumática, cultural, histórica, etc. Y últimamente un movimiento reivindicativo en contra de la cultura capitalista. Desde una enfermedad degenerativa y crónica hasta una manera de estar en el mundo que se debe reivindicar como un derecho. Desde que estoy en esto, ya hace más de 20 años, hemos tenidos distintos nombres: enfermos mentales crónicos, personas que padecen una enfermedad mental, personas con sufrimiento psíquico y últimamente personas con experiencias inusuales.

Y ahí tenemos instaurado el debate, si tenemos que intervenir o no con una persona que lleva sin salir de su casa dos años, sin ducharse meses, que no ha trabajado nunca, o que tiene conductas impulsivas que decoran mal en una sociedad rápida y utilitarista como la nuestra. El discurso capitalista hace de lo útil y lo efímero una manera de estar en el mundo para todos, del triunfo y de su representante el dinero un ideal.

No tengo ninguna duda que el psicoanálisis me protege de todo este debate, porque el psicoanálisis se centra en el sufrimiento del sujeto. Así, un síntoma desde el punto de vista psicoanalítico será susceptible de tratarse siempre que cause sufrimiento en una persona, si no lo causa entonces no es de nuestra incumbencia. Eso es lo que aporta el psicoanálisis una manera de mirar y de entender el sufrimiento que nos ayuda a colocarnos enfrente de las psicosis sin retroceder.