Para reflexionar con…Daniel Sibony

¿Y si el inconsciente fuera el no-lugar donde los mundos hallan lugar, donde los mundos tienen lugar? ¿Y si fuera la a-lengua donde las lenguas abrevan y toman sus impulsos, gritan sus silencios, que vienen a aplastarse en la baba y la espuma?

Es evidente que, sea cual sea la estructura de ese inconsciente, este resurge como distancia de esa estructura. Sean cuales sean la lengua o las lógicas que serían las del inconsciente, el inconsciente es la distancia de esas lógicas y huye entre las lenguas que habitan esa lengua.

Esto no contradice el hecho de que se puedan recortar estructuras en él. El inconsciente se extrae de sus hojeadas infinitas y transinfinitas.
El otro incastrable. Daniel Sibony