Marina Bueno Belloch. Acerca de la demanda y del síntoma VII

….El lugar del terapeuta

Y el terapeuta ¿dónde se coloca?: ¿en lo que el síntoma aparentemente desvela?, ¿en lo que el paciente aparentemente sabe o dice saber? ¿en el lugar del que sí sabe? El terapeuta de enfoque psicoanalítico se posiciona sin afirmar o desmentir nada al sujeto acerca de su supuesto saber, ya que es esa creencia inicial la que va a permitir que el paciente se dirija a él para poderse acercar a la verdad de sí mismo. La posibilidad de acercamiento del sujeto a esa verdad sólo se produciría gracias a que se han resquebrajado sus teorías, sus certezas, su saber sobre sí mismo. Gracias a eso se abriría un espacio para un alguien, un otro ajeno a él, del que supone y espera “que le solucionará la vida”, o que le permitirá salir del círculo vicioso de su enfermedad. La variable que un psicoanalista no puede dejar de lado es que ese “supuesto saber” es solo un supuesto, operativo para la dirección de la cura, pero nada más que un supuesto saber.

Desde la perspectiva psicoanalítica nos colocamos en la encrucijada de todas estas variables, que, manejadas técnicamente de un modo correcto, nos permitan un abordaje del paciente con la mayor riqueza y complejidad. Estamos hablando de las condiciones fundamentales para el ejercicio de esta profesión de psicoterapeutas psicoanalíticos. Recordando a Freud citaremos “los tres pilares” que sostienen nuestra difícil tarea: el psicoanálisis personal, la supervisión de nuestra práctica y la sólida formación teórica.

Marina Bueno Belloch

Del artículo : Diagnóstico y Evaluación en Psicoanálisis y en Terapia Psicoanalítica”.

Revista de Psicología Clínica, Legal y Forense,Vol. 10, 2010